lunes, 23 de diciembre de 2013

LAS MUJERES DE CLARICE LISPECTOR

Por Daria Morgendorfer
Todas las subversiones juntas aparecen en los relatos de Clarice Lispector.
Para empezar sus protagonistas son mujeres. Mujeres madres, monjas, amantes, putas. Ningún rol queda afuera. Mujeres en todas sus variantes: jóvenes, mayores. Encontramos mujeres asesinas, celosas, posesivas. El amor romántico en este sentido no es cuestionado, sino más bien es reafirmado en el asesinato de un hombre en manos de dos mujeres.¿Empoderamiento de la mujer en todo sentido? ¿Qué nos quiere decir Clarice a partir de ese asesinato? ¿Que nosotras también somos capaces de matar, de “asesinar por amor”? Mujeres fuertes, autónomas, autosuficientes. Hay de todo. Los roles de género femenino presentados son variopintos.
También encontramos mujeres cómplices, amigas, novias, hijas.
Al mismo tiempo hay mujeres bisexuales, ¿lesbianas?, putos y travestis. Mujeres con prácticas sexuales (lisa y llanamente).
Las mujeres y su sexualidad están tematizadas a lo largo de los cuentos reunidos en “El vía crucis del cuerpo”. Allí aparecen mujeres castas, ardientes de deseo, pecadoras… La sexualidad, la virginidad, la pureza, los deseos, las putas, la masturbación, el goce, la satisfacción, la inmaculada concepción. Todos estos temas son abordados sin pelos en la lengua, en primera persona o tercera, abiertamente, en una fuerte apuesta por descontruir el tabú alrededor de la sexualidad, pero no solo de la sexualidad en términos generales, sino la femenina en particular alrededor de la cual el tabú es aún mayor. La apuesta por la visibilización de las mujeres es en diferentes sentidos al tematizar tanto los roles de géneros como la sexualidad.
Hay una búsqueda permanente, hay desconocimiento y reconocimiento del propio cuerpo y del deseo.

Clarice Lispector
El vía crucis del cuerpo
160 páginas
Corregidor

No hay comentarios:

Publicar un comentario