lunes, 2 de abril de 2012

ADRIÁN VILLAR ROJAS O LA MÁQUINA DE HACER APOCALIPSIS



                 
                                                                                       Take your time, hurry up                                                                                                                                            The choise is your, don´t be late.
                                                                                           Come As You Are, Nirvana



Ahí donde lo que se descompone es una prueba del pasado, en ese territorio donde las ruinas son testimonio del devenir del tiempo, Adrián Villar Rojas planta sus obras con una poética que posiciona al futuro como elemento inmanente de aquello que ya fue, trocando las dimensiones temporales para hablar del fin que vendrá como algo que ya pasó. En su obra todo resulta destruído o a punto de estarlo, la materia está preparada para recibir el fin del mundo o se presenta como una prueba de lo que ese fin transporta, como en El asesino de tu herencia  (Bienal de Venecia de 2011), obra compuesta por 11 esculturas de seis metros de alto y un peso de dos toneladas y media cada una. Esta obra nació sabiendo que ahí donde se erigía iba a morir, porque la idea de transportar tales magnitudes resultaba impensada, no solo por los costos sino por que fue compuesta principalmente por arcilla, material poco dócil para los traslados.

"Son piezas suicidas que están siempre tramando contra su preservación", dijo durante la Bienal de Venecia Rodrigo Alonso, curador de la instalación y así nos otorga una llave para entrar en la poética de Adrián: un arte en el presente que habla de un pasado del futuro, la existencia de diversas realidades paralelas que se destruyen entre sí, los multiversos. Ampliando, Alonso escribió en el texto de curaduría de la muestra que "en estos mundos paralelos, los humanos y otras criaturas tienen formas, apariencias y propiedades diferentes. Así, las esculturas pueden ser vistas como la materialización de estos seres o como una variación de nosotros mismos".

En 1944 Borges publica el cuento El jardín de los senderos que se bifurcan, donde menciona un libro en que las realidades se dislocan generando un acontecer múltiple: "Creía en infinitas series de tiempos, en una red creciente y vertiginosa de tiempos divergentes, convergentes y paralelos. Esa trama de tiempos que se aproximan, se bifurcan, se cortan o secularmente se ignoran, abarca todas las posibilidades". Treinta años después, los físicos Schwuarz y Scherk mostraron al mundo su teoría de cuerdas, en la que plantean que los neutrones no son puntos sino un amasijo de cuerdas que dependiendo de su vibración pueden cambiar de estado, generando distintas dimensiones de tiempo-espacio. "Lo único que se me ocurre que puedo ofrecerle al arte es la posibilidad de pensarme desde otra dimensionalidad", dijo Villar Rojas en una entrevista, refieriéndose a la teoría de cuerdas, "hay un universo en donde no existió Picasso, y no sé qué pasó en ese mundo".

Las obras cada vez más monumentales de Villar Rojas están en sintonía con el land art y la concepción de vivir la obra, de ser parte de ella y verla mutar hasta desaparecer, ya que compuestas principalmente de arcilla, el espectador puede ver cómo el tiempo efectúa grietas que dan impresión de envejecimiento a sus trabajos.



Según el crítico Arthur Danto, la historia del arte después del siglo XV puede definirse a través de narrativas maestras. Así, distingue una primera narrativa de la modernidad como mimética (que empieza en el renacimiento y finaliza en el último tercio del siglo XIX), y refiere a la representación mediante semejanza del mundo percibido, concibiendo al cuadro como una ventana hacia la realidad. La segunda narrativa moderna está conectada a la autorreferencialidad, un territorio donde puede existir o no la mímesis y que conlleva una idea de reflexibidad (sin necesidad de referirse al mundo exterior), algo así como un comentario de sí misma. En el momento en que Andy Warhol exhibe sus "cajas brillo", Danto habla de un límite a la narrativa moderna -el tope de la autorreferencialidad-, y el comienzo de la era posthistórica, donde ya no hay indicación del camino a seguir y el estilo es la ausencia de estilo: todo es válido.

Villar Rojas combina lo mimético con lo autorrefencial, como en El momento más hermoso de la guerra no sabe distinguir el amor de cualquier sentimiento, presentada en la Bienal de Cuenca, donde una chica se desploma sobre un dinosaurio en una dimensión de 25 metros de largo por seis de alto. Esta escultura realizada con arcilla y maderas, podría concebirse como mimética -ya que sus figuras refieren a la realidad-, pero algunos factores se alteran y resignifican lo evidente: ahí donde la chica tiene dimensiones semejantes a un dinosaurio y la era mezozoica se cruza con la actual, aparece la expresión del artista.

Otro momento donde lo mimético es trocado por la autorreferencialidad es en Mi familia muerta, donde una ballena de 28 metros de largo por cinco de ancho yace varada entre unos árboles a la intemperie. La forma de la obra es referencial, uno la ve y puede decir "esto es una ballena", pero el hecho de que esté sobre la tierra y siendo corroída por el ambiente que la rodea conectan con otro significado: esta ballena es lo que es, pero además es la sensación de estar desapareciendo en un hábitat inapropiado, y ahí es donde salta de lo mimético y lo modernista a lo postmoderno.

En el universo narrativo de Villar Rojas lo conceptual convive con lo material y pragmático. Podemos considerar que lo conceptual toma algo de un sistema y lo transporta a otro, una instancia donde la obra es la idea y no el objeto, pero a la vez podemos percibir la materialidad de los objetos, con las rajaduras y la corrosión que también son parte fundamental de sus estructuras: una instancia de derrumbe que llena de vida a objetos inanimados.

The 54th Venice Biennale. Argentina - Adrian Villar Rojas El asesino de tu herencia (2011)

La elección de usar arcilla es una constante en esta serie de obras, a pesar que dos de ellas fueron instaladas a la intemperie, con la conciencia de la inevitable desaparición que eso implicaba. En referencia a El momento más hermoso de la guerra, Villar Rojas dijo que "la pieza terminada duró tres horas porque cayó un granizo que la destruyó. Estuvimos un mes y medio trabajando y se gastaron unos 14 mil dólares para una pieza que duró tres horas. Sufrimos muchísimo".  Mi familia muerta, que también se instaló entre la naturaleza, corrió el mismo destino, mientras que El heredero de tu herencia, a pesar de estar contenida en una sala, supo desde el inicio que tendría un "destino suicida" por la dificultad que implicaba su traslado.
Todas site-specific (hechas para un lugar dado) y con la seguridad de envejecer y desaparecer rápidamente.

En una nota que escribió para el diario Página 12, Villar Rojas desafía al arte contemporáneo a ganarle a la voz de Kurt Cobain, "desgarrada y al límite del abismo, testimonio, carne y fuego". En la misma publicación menciona a Ya dormiré cuando esté muerto, una obra de Guillermo Kuitca -a quien se refiere en distintas ocasiones-, y la relaciona con una canción pop pero sostenida por un estribillo que mezcla óleo y tripas, "muero por ver el enchastre", dice. En relación a sus propios referentes, la obra de Villar Rojas puede atravesarse como un estribillo suicida que clama por alterar los tiempos y construir desde algo frágil una sensación eterna del fin: La máquina de hacer apocalipsis.

Fotos:
1. Mi familia muerta, 2009
Escultura site specific
Arcilla (cruda), madera, rocas y vidrio
500 x 350 x 2800 cm
Bienal del Fin del Mundo - Ushuaia - Argentina
Foto © Kayné di Pilato


2.El momento más hermoso de la guerra no sabe distinguir el amor de cualquier sentimiento, 2009
Escultura site specific
Arcilla (cruda), yeso, tela de arpillera, madera, rocas y vidrio
650 x 600 x 2100 m
X Bienal Internacional de Cuenca - Ecuador
Foto © Adrián Villar Rojas

3.El asesino de tu herencia, 2011
Escultura site specific
11 formas de arcilla y cemento 200 x 600 promedio

No hay comentarios:

Publicar un comentario