lunes, 20 de junio de 2011

Una poesía de El cansancio de los materiales



        Ofrezco una espalda sin corazón delante.
Si el asesino viene, mi corazón, no dará sombra.
Si duermo, seré un tamaño blanco entre sábanas blancas.
        Ningún arquero arrojó su dardo amoroso a mi cama
estaré sola
con la espalda en la luz
el cabello caído en la madera.
        Le pediré al asesino que me abrace.



De Leonor García Hernando
1987
Colección Mascaró
En 100 páginas

No hay comentarios:

Publicar un comentario