lunes, 14 de marzo de 2011

Nike es la Cultura

NIKE Just do it 


Está la posibilidad de vestir una prenda o una ideología. Por ejemplo, cuando compramos un par de zapatillas para hacer ejercicio están las de goma y lona y, por otro lado, las de goma, lona y felicidad. Pero no cualquier felicidad, sino la misma que tienen los artistas famosos o los deportistas millonarios, una felicidad que está publicada en carteles o en TV para que todos se enteren.
También podemos saber de pastas de dientes y familias felices.
Desodorantes para convertirse en casanovas.
Comidas cero por ciento grasas para mujeres perfectas.
Telefonía para un mundo más comunicado (¡Por lo tanto más buenas noticias!)

Ok, demasiada ironía.
Una sociedad que se toma el agua de un lago intentando tragarse la luna.

No logo es la investigación que la periodista canadiense Naomi Klein hizo sobre la psicología de las marcas. A la par es una denuncia a las multinacionales que están detrás, al trabajo esclavo y tercerizado que fomentan para aumentar ganancias y consolidarse en el mercado.

                                                           Operarios con salarios de miseria.
                                                           Dirás qué me importa eso?
                                                           Tengo trece o quince años
                                                           Las Jordan´s son para mí!
                                                                                            Indio Solari

¿Qué hacemos para no caer en el consumo basura? La cadena de externalización de las materias primas de los productos hace difícil saber de dónde salieron, si en su fabricación se contaminó o si los empleados fueron estafados.

Pensemos en un caso: X nos vende unas Remeras estampadas, supercool, que además son baratas.

Las Remeras las fabrican en otro país, porque aún con los gastos de traslado a X le resulta más rentable emplear a personas en un lugar donde un peso de su moneda equivale a cinco.

Este país tiene un gobierno flexible, sin leyes que regulen los contratos de trabajo, y cientos de talleres manejados por Y (al que no le gustan los sindicatos ni las quejas porque sabe que hay cientos de interesados en trabajar) que es empleado de X.

El algodón de las telas se planta en otro país (sin regulación de cultivos), se hila en otro país (que por unos billetes de coima no cobra impuestos) y se termina de coser y estampar en los talleres de Y.
En el país de X las publicidades jamás dicen que su producto salió de una fábrica precaria con trabajadores explotados, ni que su empresa subvencionó campañas electorales de gobiernos que transan. X puede ser cínico pero no idiota. Las Remeras vienen del paraíso, y las visten ángeles que nos dan la posibilidad de entrar a su reino.

Ahora, suplantamos X por Disney. Ken Green, portavoz de la marca del Ratón, dice en conferencia de prensa:
“No tenemos empleados en Haití”, aludiendo al hecho de que la fábrica es propiedad de un contratista. “¿Acaso conoce usted las condiciones laborales en que se fabrica el papel de su revista?”

¿Hay que andar desnudos y alimentarse de raíces? Ni siquiera así se escapa de la cadena: estamos adentro y hay que asumirlo. Negar sólo quita tiempo a la transformación. Me infiltro en el sistema y exploto desde adentro, dice el grupo Calle 13.


No logo: el poder de las marcas (1999)
De Naomi Klein
Por Paidós
Edición 2008
En 559 páginas

2 comentarios:

  1. Anónimo18/3/11

    Hace poco me mandaron por mail un video interesante sobre la obsolescencia programada, es decir, cómo el sistema se las arregla para que tiremos por ejemplo una impresora, en vez de arreglarla, y compremos una nueva. El capitalismo se nutre del consumo. No podemos evitarlos. Pero están las tretas del débil...No lo olvidemos. Muy bueno el blog.
    Luis Gruss

    ResponderEliminar
  2. Oí acerca de esas impresoras, como también de celulares.
    Conocí a Naomi en la Feria del libro, me pareció muy lúcida y me sorprendió lo informada que estaba de la Argentina.
    Saludos Luis,
    MR

    ResponderEliminar