lunes, 10 de enero de 2011


Delaura había soñado que Sierva María estaba sentada frente a la ventana de un campo nevado, arrancando y comiendo una por una las uvas de un racimo que tenía en el regazo. Cada uva que arrancaba retoñaba enseguida en el racimo. En el sueño era evidente que la niña llevaba muchos años frente a aquella ventana infinita tratando de terminar el racimo, y que no tenía prisa, porque sabía que en la última uva estaba la muerte.



Del amor y otros demonios (1994)
De Gabriel García Márquez
Por Debolsillo
Edición 2010
En 169 páginas

No hay comentarios:

Publicar un comentario